jueves, 10 de marzo de 2016

El último beso

Estaba intentando encontrar la idea perfecta para la nueva entrada. Y me he dado cuenta, de que me estaba forzando a escribir cuando siempre me ha parecido un sinsentido hacer eso. Así que he acudido al baúl de los recuerdos, y he encontrado este pequeño fragmento de una historia que escribí para Literautas (es una web que cada mes propone retos para aquellos que les guste escribir). Espero que os guste.


Observaba por el pequeño resquicio de la gran puerta blanca, como aquellas dos personas se daban el último adiós. Entré en la habitación para cambiar el gotero. Se miraban pero no decían nada, ¿qué sentirían? Tristeza fue la primera palabra que me invadió la mente. Bien es cierto que aquel hombre estaba entrado en años, pero su mujer no parecía estar preparada para dejar atrás tantos años de matrimonio. La mujer le sonreía mientras le agarraba la mano, ¿estarían esperando a que me fuese para hablar? De pronto el señor torció el gesto. Instantáneamente su mujer le colocó la almohada, le ajustó la sábana y regresó a la calidez que parecía proporcionarle la mano de su marido.

-Cariño, ¿me pasas un vaso de agua?

Fueron las palabras necesarias para romper el silencio sepulcral que había en la habitación, y para que la mujer de pequeña estatura y movilidad reducida, se levantase ágilmente en busca de lo demandado. Comencé a cambiar el resto de vías sin perder ojo a la escena tan mágica que estaba sucediendo allí. En una de mis miradas furtivas, percibí como caía una lágrima por el ojo de la mujer. Antes de poder ofrecerle un pañuelo, su marido la estaba recogiendo mientras la sonreía. Se podía palpar el amor, respeto y admiración que sentían el uno por el otro, ¿es esto lo denominado amor verdadero? Pues si es así, no conozco persona que no anhele tal sentimiento. La mujer cesó las lágrimas ante mi gran estupor. Lo último que se veía en la habitación era la tristeza, más bien, reinaba la paz, ¿irónico verdad? Las constantes se reducían lentamente al son de una canción imaginaria que marcaba el fin.

Le hizo un gesto para que acercase la cara a la cama. Puso la mano sobre su mejilla y ambos se inclinaron para besarse. Fue un beso corto, pero realmente, parecía que el tiempo se hubiese parado para concederles ese último deseo. Se separaron lentamente con semblante de complicidad y alegría. Con la mano aún en la mejilla de su esposa, habló:

-No te preocupes, no es el último, pronto te daré otro. Ni te darás cuenta de mi ausencia.

Y con sus manos entrelazadas, el corazón cesó su latido; llevándose a aquel hombre que dejaba su alma a la espera de reencontrarse con la de su mujer.


Porque nunca sabemos cuándo será el último, así que hazlo como si no hubiese un mañana.

https://www.youtube.com/watch?v=J7YEPw1W3Eg
Twitter: @inefaable03



 

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Es hermoso y triste a la vez pero la pura realidad :( Siempre nos andamos quejando por todo y no nos damos cuenta de que lo verdaderamente importante lo estamos dejando pasar. Me ha encantado el fragmento!
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Desirée :)
      Un saludo!

      Eliminar
  3. Hola!
    Lo peor es obligarse a escribir...sale cada cosa!!aunque de vez en cuando merece la pena, para releerlo y saber lo que no hay que hacer :P
    El microrrelato es tan bonito, pero a su vez taaaaaaaaan triste...
    Un saludo :D!
    yeswecanreadtogether.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, aunque luego al menos te ríes jajaja.
      Un saludo y gracias :)

      Eliminar

-Puedes dejarme tu blog pero solo una vez y me pasaré en cuanto pueda
-Cada comentario me saca una sonrisa, así que no dudes en comentar y muchísimas gracias <3